El PP pide una gestión adecuada de los recursos en Puerto de San Vicente, que soporta una deuda de 601.000 euros

Gregorio y Riolobos en Puerto de San Vicente 090819 2El presidente del Partido Popular de Toledo y senador, José Julián Gregorio, ha destacado la necesidad de apostar realmente por el desarrollo económico y el empleo en las zonas rurales, a través de una buena gestión de todos los recursos, lo que es incompatible con las subidas de impuestos y la acumulación de deuda que sufren municipios gobernados por el PSOE como Puerto de San Vicente, que soporta una deuda de 601.000 euros.

Así lo ha manifestado en la reunión que ha mantenido con el portavoz del Grupo Municipal del PP en el Ayuntamiento de esta localidad, Javier González, y los concejales populares, acompañado de la diputada nacional Carmen Riolobos, donde han lamentado que la gestión nefasta del PSOE está poniendo al municipio en serias dificultades, que ahora van a pagar los ciudadanos con subidas de impuestos.

Gregorio ha hecho especial hincapié en lo contraproducentes que son esas subidas de impuestos en municipios que lo que necesitan son incentivos para vivir en ellos y evitar la despoblación, una situación especialmente llamativa en Puerto de San Vicente donde el PSOE ha llevado a cabo una escandalosa subida del IBI del 50 por ciento, además de la creación de una nueva contribución para las casas de campo de 60 euros, entre otros impuestos desorbitados que soportan los ciudadanos.

El presidente provincial del PP ha remarcado que, con incentivos y ayudas adecuadas, Puerto de San Vicente podría crecer y salir adelante con el turismo rural, ya que se trata de una de las zonas más bonita de la provincia, en la comarca de La Jara y en la frontera con el camino a Guadalupe, que aquí hace su parada más importante, por lo que habría que “trabajar para que este municipio tuviera proyección y futuro, en vez de subir los impuestos para paliar la deuda acumulada por la mala gestión”.

Por su parte, el portavoz popular en este municipio ha mostrado su preocupación por que a esta deuda insostenible, que supone 3.700 euros por habitante, y a la injustificada subida de impuestos, se unen importantes necesidades que no se abordan desde el gobierno municipal, como el arreglo de calles, que llevan sin tocarse desde 2007, la falta de celebración de fiestas y el abandono en el que se encuentran los caminos rurales.