El Grupo Popular pide una solución urgente para que los toledanos y visitantes puedan disfrutar de la magnífica obra de Guerrero Malagón

Congosto 180220webEl portavoz del Grupo Popular de la Diputación de Toledo, Pedro Congosto, ha pedido hoy una solución urgente para la paralización del convenio con la familia del pintor toledano, Mariano Guerrero Malagón, uno de los más representativos del siglo XX, ante la desidia del Gobierno socialista de Álvaro Gutiérrez, que está privando a los ciudadanos de la provincia y a quienes la visitan de poder disfrutar de la calidad de las obras de un artista tan querido y admirado.

Así lo han manifestado tras reunirse con los herederos del artista, nacido en Urda en 1909, que han mostrado su preocupación ante esta situación, después de que no se haya hecho nada en los últimos 5 años para cumplir el acuerdo firmado en 2015 con la institución provincial para que expusiera la magnífica obra de este gran pintor, cedida a la Diputación Provincial de forma gratuita y compuesta por 189 óleos del artista.

Congosto ha preguntado “qué razones puede haber detrás de esta actitud del PSOE de dejar morir así un proyecto cultural tan importante” y ha lamentado que ya han pasado casi 5 años desde que el Gobierno del PP en la Diputación firmó el convenio con la familia del Guerrero Malagón para que cedieran los cuadros a la institución, a través de un acuerdo de 10 años prorrogable otros diez, por el que se expondrían sus obras en el Centro Cultural San Clemente.

“No queremos pensar que este convenio se deja a un lado porque fue iniciativa del PP, pero la verdad es que no encontramos otros motivos”, ha lamentado el portavoz popular, quien ha recordado que un proyecto que es bueno, lo es independientemente de quién lo haya puesto en marcha, “no podemos dejar que la Diputación siga instalada en un sectarismo que solo perjudica a los toledanos y, en este caso, a la promoción de la cultura de nuestra provincia”.

En este sentido, Pedro Congosto ha pedido a la Diputación de Toledo “respeto para la familia y para el mundo de la cultura de la provincia”, para lo que es necesario dar una respuesta oficial a los herederos y aclarar, de una vez por todas, el futuro del convenio y de la exposición, que ya debería llevar 5 años en el Centro Cultural San Clemente.

Un artista íntimamente ligado a la provincia de Toledo y a la Diputación Provincial

Igualmente, ha recordado que como recoge el propio convenio, “la inspiración en los paisajes, los habitantes, la cultura y la historia de la provincia de Toledo es una constante en la obra de Cecilio Mariano Guerrero Malagón”, un pintor “íntimamente relacionado con la Diputación Provincial de Toledo, ya que fue esta institución la que durante los primeros pasos de su trayectoria como pintor ayudó al artista, proporcionándole un local en las dependencias del Palacio Provincial para que desarrollara su actividad y otorgándole una beca con la que completara su formación”.

“Exigimos a la Diputación que cumpla el convenio, no sólo por el extraordinario valor de la obra de Guerrero Malagón, sino también por el estímulo que supondría para el Centro Cultural San Clemente”, ha recalcado Congosto, quien ha recordado que este centro fue remodelado completamente durante el Gobierno del PP para albergar esa exposición permanente que, sin duda, revitalizaría las visitas y serviría para dar a conocer la historia de la provincia, reflejada magistralmente en las 189 obras del brillante artista toledano.

La familia de Guerrero Malagón pide una respuesta oficial de la Diputación

Por su parte, los herederos del artista han aclarado que, pese a las declaraciones de la diputada de Cultura y vicepresidenta de la Diputación de Toledo, Ana Gómez, la realidad es que “la supuesta reunión” de la que hablan desde la institución provincial, no fue más que “una conversación informal con un funcionario de la Diputación”, que además tuvo lugar a iniciativa de la propia familia.

Por ello, piden una respuesta oficial a su petición de que se aclare cuándo y de qué forma se va a cumplir el convenio, “puesto que el cambio de condiciones suponía una modificación sustancial de las cláusulas pactadas inicialmente en el contrato” y teniendo en cuenta que ellos presentaron oficialmente en mayo de 2017, ante el registro de la Diputación, un documento “en el cual se solicitaba respuesta sobre la disponibilidad de los dirigentes políticos de la Diputación” para cumplir con el compromiso del acuerdo.